TALKANDGO

Profesores de inglés nativos: ¿son siempre la elección correcta?

Aquí es dejamos una traducción de un artículo de Marek Kiczkowiak publicado por el British Council. En el siguiente enlace podéis leer el texto original en inglés, que os llevará a las citas y autores mencionados en el texto:

http://www.britishcouncil.org/blog/native-english-speaking-teachers-always-right-choice

Existe la idea de que los hablantes nativos de inglés son mejores profesores a la hora de enseñar este idioma. De acuerdo con Marek Kiczkowiak., ganador de British Council’s Teaching English blog award, es necesario cambiar dicha percepción.

Si has buscado trabajo recientemente, y eres un Profesor Nativo de Inglés, habrás visto una gran cantidad de ofertas. Sin embargo, para los no-nativos, la cosa cambia.

Un 70% de las ofertas de trabajo en tefl.com – la mayor herramienta de búsqueda de trabajo para profesores de inglés – es para profesores nativos. Y en algunos países, como en Korea, es incluso peor ya que casi todos los empleadores buscan nativos ingleses, que no nativos de habla inglesa.

Cuando preguntamos el motivo de este requisito, lo más probable es oír las siguientes excusas:

  1. Los estudiantes prefieren profesores nativos.
    2. Los estudiantes necesitan profesores nativos para aprender buen inglés.
    3. Los estudiantes necesitan profesores nativos para entender la cultura.
    4.Los profesores nativos son mejores relaciones públicas.

Aunque resulta imposible rebatir todo esto en un solo artículo, me gustaría destacar los motivos por los que fallan estos argumentos arriba mencionados.

1: El primer argumento, que se repite continuamente como un mantra, se ha fijado tanto que parece imposible cuestionar su validez. Sin embrago, nunca he visto un artículo que apoye esta teoría. Por otra parte, sí he leído artículos que confirman que los alumnos valoran las cualidades del profesor – que no tienen nada que ver con su origen – como el respeto, su capacidad de comunicación y de organización, el ser útil y buen trabajador. Otros estudios demuestran que los alumnos no tienen una clara predilección hacia los profesores nativos. Parece más bien que son los empleadores los que quieren profesores nativos y no los propios estudiantes.

2: Con respecto al segundo punto, el autor de este artículo cree más bien que se trata de un mito: sólo los profesores nativos pueden aportar un buen modelo del idioma. Lo que resulta inquietante es que muchos profesionales de este campo asumen el dominio de un idioma equivalente a ser un buen profesor, sin dar importancia a otros factores tan importantes como la experiencia, cualificaciones y personalidad. La competencia lingüística puede ser necesaria y los centros de enseñanza  deberían asegurarse de que el futuro profesor – nativo y no nativo – son capaces de aportar un modelo claro y comprensible del idioma. El dominio del idioma no debería ser en sí mismo un factor decisivo que hace al profesor.

Una enseñanza de éxito es mucho más que eso. Como dijo David Crystal en una entrevista para TEFL Equity Advocates: ‘ Todos hablamos con fluidez, pero sólo unos pocos tienen el suficiente conocimiento de la estructura del idioma como para saber cómo enseñarlo.’ Por lo tanto, si los empleadores se preocupan tanto del progreso de los alumnos, les sugiero un punto de vista objetivo y equilibrado cuando contraten a sus profesores y rechacen el concepto de su origen como sinónimo de habilidad docente.

3: Con respecto al tema de la cultura, coincidimos en que el idioma y la cultura están indisolublemente unidos. ¿Pero exite la ‘cultura de un hablante nativo de inglés’ como tal? Me atrevo a decir que no. Después de todo, el inglés es el idioma oficial en más de 60 estados soberanos (y más de 50 países). El inglés no pertenece a los ingleses o los americanos, por mucho que convenga pensar lo contrario. Como dice Hugh Dellar: si nos fijamos en un país en particular, está claro que no existe tal cosa como cultura Británica en el sentido estricto de la palabra. Como hablantes nativos, deberíamos tener la humildad de reconocer que no todos los hablantes nativos tienen la experiencia o comprenden todos los aspectos de su cultura. (David Crystal).

4: Por último, la todopoderosa e intocable demanda del mercado. Hasta que me lo demuestren, seguiré manteniendo que la mejor estrategia de marketing es contratar a los mejores profesores, elegidos cuidadosamente en base a sus cualificaciones, experiencia y dominio demostrable del idioma. No somos esclavos del mercado.Podemos influenciar en él y darle forma. Como Henry Ford dijo: ‘si le hubiera preguntado a la gente lo que querían, me habrían respondido que caballos más rápidos.’

Quizás lo más significativo de todo, es que ser un profesor de inglés NO nativo pueda incluso dar ciertas ventajas como profesor. Por ejemplo, puede anticipar los problemas con los que se encuentra el alumno, también sirve como un modelo exitoso de aprendizaje del idioma o que entiende cómo se siente el estudiante. De hecho, en un artículo reciente James Taylor llegó incluso a decir ‘ojalá no fuera hablante nativo’.

Sin embargo, considero que la pregunta de Peter Medgyes en su artículo ‘Native or non–native: who’s worth more?’ no es completamente acertada. Como ha demostrado Michael Griffin, la respuesta es ‘ninguno’. Ambos tipos de profesores pueden ser igualmente buenos o malos. Todo depende de los factores: las cualidades personales, las cualificaciones, la experiencia y el dominio demostrable del idioma. Tu lengua materna, tu lugar de nacimiento, orientación sexual, altura, género o raza son aspectos irrelevantes.

Entonces, ¿por qué no desaparece esta obsesión por ‘lo nativo’? Porque la industria de la enseñanza del inglés le ha inculcado a los estudiantes durante años que sólo los profesores nativos podían enseñar ‘buen’ inglés, que los profesores nativos eran la panacea de todo los males del idioma. Seamos honestos y tengamos el valor de reconocer que este mercado ha fomentado esta falacia que muchos de nosotros hemos aceptado mientras que otros pensaban que no podían hacer nada al respecto. Creo que hay que cambiar esto.

La buena noticia es que esos cambios positivos ya han empezado. TESOL France publicó una carta en la que condena públicamente la discriminación de los profesores no nativos. Algunos de los profesionales más reconocidos de ELT (English Language Teaching) como Jeremy Harmer y Scott Thornbury, así como el British Council Teaching English han expresado todo su apoyo a TEFL Equity Advocates, campaña que yo mismo inicié y que lucha por la igualdad de oportunidades para profesores nativos y no nativos.

Y tú mismo puedes ayudar a cambiar esta situación. Ponte en pie, habla claro y únete al movimiento.